Por la reconstrucción de la IV. Internacional

Apdo. Correos 23036 CP - 08080 - Barcelona

Català Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter RSS

Estás aqui : Portada » Temas » Política

"Café para todos": 155 e intervención del Ayuntamiento de Madrid

¡¡Enfrentarlos con la movilización!!

3 de enero de 2018
Escritor(a) : 

La aplicación del 155 en Catalunya ha abierto la caja de Pandora. El Gobierno ha visto como puede utilizar a su gusto una herramienta recentralizadora y liquidadora de cualquier oposición, allá donde quiera. Las declaraciones del Delegado del gobierno en Castilla-La Mancha, José Julián Gregorio, amenazó al presidente socialista de la comunidad, Emiliano García-Page, con activar el 155 para «corregir» al gobierno de coalición con Podemos. A los pocos días, y aún no estando aprobado el 155 por el Senado, la presidenta del PP en Navarra, , Ana Beltrán, afirmaba que «La actuación del Gobierno de Catalunya puede extrapolarse a Navarra: ambos gobiernos pretenden que una minoría aplaste a una mayoría no nacionalista» y que el cuatripartito de Navarra - Geroa Bai, EH Bildu, Podemos y Izquierda-Ezkerra- «no respeta ni la Constitución, ni las leyes, ni la democracia». En Euzkadi, el presidente del PP local, Alfonso Alonso, también advirtió que hay los «mismos ingredientes» » para llegar a la «misma situación» que en Catalunya. «Si estos ingredientes se unen, nos llevarían a la misma situación, y por lo tanto al mismo desafío y al mismo peligro que se está sufriendo en Catalunya». Ninguna de esas declaraciones ha sido desmentida ni por el gobierno en el poder ni por el partido, ni menos, cesado a quienes así amenazan.

Al contrario, a los pocos días se tomaban las mismas medidas que en Catalunya previas a la aplicación del 155, la intervención de las cuentas del Ayuntamiento de Madrid. En Catalunya la excusa era controlar que no se gastara ni un céntimo en el referéndum, cosa que no han podido demostrar pero que tampoco significa que la intervención se acabe con el 155: Montoro ya ha dicho que la mantendrá aún después de las elecciones y del eventual levantamiento del 155 –que por otro lado, el gobierno no garantiza retirar el 21D, sino en función del resultado que salga-. En Madrid, la intervención de las cuentas del Ayuntamiento de Carmena es por el incumplimiento de la regla de gasto que se deriva de la Ley de Estabilidad Presupuestaria, que a su vez proviene de la reforma del artículo 135 de la Constitución pactado por PP-PSOE y que garantizaba el pago de la deuda antes que las necesidades sociales. Y tiene una de sus máximas expresiones cuando lo que ocurre no es que aumente su déficit, ya que tiene un superávit de 1000M al cierre del año pasado, sino porque desobedece el techo de gasto fijado por Bruselas y el gobierno del PP. Y, en función de él, Ahora Madrid debe reducir el gasto en 238M de euros en 2017 y 243M en 2018.

Todo ello, como le ocurrió a Junqueras cuando defendía unos presupuestos que mantenían los recortes, no porque Carmena esté cumpliendo su programa electoral, ni tampoco porque uno u otra decidieran «desobedecer» al Gobierno del PP, sino a pesar de querer no hacerlo. De hecho el Ayuntamiento de Madrid, le pedía «flexibilidad» a Montoro, y no se plantó con las necesidades vecinales o de los y las trabajadoras, sino que aducía que su amplio superávit y la situación social «no hacían aconsejable» reducir más el gasto social y en su Plan Económico-Financiero suplicaba: «Siendo conscientes de la necesidad de cumplir con la normativa vigente en materia de estabilidad presupuestaria y sostenibilidad financiera, desde el Ayuntamiento de Madrid entendemos que la interpretación del concepto de la regla de gasto en su aplicación a una Administración que ha cumplido y garantiza que cumplirá con los objetivos generales de estabilidad en el futuro debería de modularse con medidas alternativas que permitiesen una flexibilidad en la interpretación de la misma y en su aplicación a una Administración que ejercicio tras ejercicio cumple con el objetivo de estabilidad, de deuda financiera y de deuda comercial.»

Pero ni por esas. No alcanza con que Ahora Madrid abandonara el primer día de gobierno su promesa electoral de Banca Municipal, y en cuanto se terminó la auditoría de su deuda que determinó que el 80% era ilegítima, siguiera pagándola religiosamente, ni que su promesa estrella de paralización de los desahucios estaba vacía –con manifestaciones de la PAH en la puerta del Ayuntamiento afirmando que se producen unas 300 ejecuciones hipotecarias al mes en la capital (reducción del 0,1%) y calificando de «negocio redondo» para la banca la Oficina de Intermediación Hipotecaria puesta en marcha por la alcaldesa en julio de 2015 y cerrada en 2016-. Eso por no hablar de su promesa de remunicipalización de los Servicios Públicos, cuya traición vivieron en carne propia los y las trabajadoras de limpieza viaria, recogida de basura o Moscardó... "Café para todos" : 155 e inter vención del A yuntamiento de Madrid intervención Ayuntamiento


Aún y así, al gobierno central y al Estado no les basta. Y las tibiezas de unos y otros solo hacen que fortalecerlos: una vez más se prueba que la crisis del capital no deja lugar ni para propuestas socialdemócratas. Y tampoco se arregla con promesas de reformas en las elecciones.. Es imprescindible que desde el mismo Ayuntamiento de Madrid se llame a la movilización para enfrentar los recortes que se vienen, pero si no lo hace, es precisa una plataforma sindical y popular que exija el fin de la intervención y los justos reclamos de vecinos y trabajadoras. Y, una vez más, enfrentar a este Estado centralista, monárquico y sometido a los dictados del capital y la UE, es tarea de todos: es urgente una coordinación por debajo de los trabajadores y pueblos del estado para pararles los pies: ¡Ni 155 ni intervenciones económicas!


M Esther del Alcázar i Fabregat

Ir a la versión en catalán


Aquí nos encontraras:

Ap. Correos 23036 CP - 08080 de Barcelona; Ap. Correos 206 CP- 17080 de Girona; Ap. Correos 92 CP-28320 de Madrid;

mail:luchaint(arroba)telefonica.net - www.luchainternacionalista.org