Por la reconstrucción de la IV. Internacional

Apdo. Correos 23036 CP - 08080 - Barcelona

Català Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter RSS

Estás aqui : Portada » Actividades y Campañas » UIT-CI

Declaración de Constitución del Comité de Enlace Internacional (CEI)

2 de noviembre de 2009
Escritor(a) : 
CEI

1.- La humanidad está atravesando
una etapa histórica en que
la clase obrera y los pueblos del
mundo necesitan para defender sus
derechos laborales, humanos y nacionales,
y en muchos casos simplemente
para su propia supervivencia,
la eliminación de todas las barreras
nacionales e internacionales
que el capitalismo impone al desarrollo
de las fuerzas productivas. Por
otra parte, el imperialismo empeña
todo su esfuerzo en salvaguardar su
dominación mundial por medio de
intervenciones militares, golpes de
estado o con su política de reacción
democrática. En un momento
en que tras la disolución de los estados
burocráticos –falsamente llamados
socialistas- la burguesía alzaba
la bandera de la victoria del
neoliberalismo sobre las clases obreras
y populares, la heroica resistencia
de los pueblos de Irak, Palestina,
Líbano y Afganistán, y las
movilizaciones triunfantes de las
masas latinoamericanas que –por
falta de alternativas obreras- fortalecen
corrientes nacionalistas de izquierdas
con roces con el imperialismo
estadounidense, han demostrado
que la dominación mundial del
imperialismo no sólo no era incuestionable,
sino también que no era
invencible. La situación mundial evoluciona
hacia la crisis de la hegemonía
mundial del imperialismo,
cuya salida dependerá de las batallas
que se avecinan en el ámbito
de la crisis global que el capitalismo
está viviendo actualmente.

2.- La crisis que atraviesa el capitalismo
es una crisis global de sobreproducción
como la vivida en el
29. Los Gobiernos y las instituciones
financieras del capitalismo nos
quieren convencer de que la crisis
durará un par de años, que después
ya recuperaremos, con la voluntad
de que los trabajadores y trabajadoras
acepten mejor los despidos
esperando nuevos puestos de
trabajo cuando acabe el desempleo.
Pero de estas crisis, el capitalismo
sólo ha salido por medio de
una destrucción masiva de fuerzas
productivas (trabajadores/as y maquinaria/
empresas), que es la que
ha permitido recuperar la tasa de
beneficio e iniciar nuevos ciclos de
acumulación. La crisis del 29 se
acabó «resolviendo» con la II Guerra
Mundial después de la larga
Depresión de los años treinta.

3.- Las medidas que imponen
los gobiernos y la patronal con la
entrega de enormes sumas de dinero
a la banca y a las grandes empresas
son un robo y además no
resuelven ninguno de los problemas
de fondo de la crisis. A los trabajadores
nos imponen despidos y retrocesos
en las condiciones de vida
(reducción de sueldos, aumento de
jornada, mayor flexibilidad, más
precariedad…) es decir, reducen
más aún la capacidad de supervivencia
de los trabajadores/as, lo
que agrava todavía más la situación.
Su objetivo no es resolver la
crisis global, sino mantener los beneficios
empresariales y luchar con
la competencia por el pastel del
mercado, aunque cada vez sea
más pequeño.

4.- La lógica capitalista de la recuperación
de la tasa de beneficio
empresarial asegura hambre, desempleo
y miseria creciente para los
trabajadores y pueblos del mundo.
Pero a esa lógica de destrucción
hay que oponer la defensa intransigente
del derecho al trabajo, la defensa
de los salarios y de los servicios
públicos. Hay que defender la
capacidad productiva, las fábricas
acumulan riqueza que hemos producido
con nuestro esfuerzo, y las
necesidades de la población todavía
están muy lejos de ser atendidas.
Si el capitalismo no hace sino
destruir lo que el esfuerzo de millones
de trabajadores ha creado y
amenaza con hambre y miseria, el
capitalismo debe ser destruido y
sustituido por un sistema que responda
a las necesidades de la amplia
mayoría de la población.

5.- Los planes del imperialismo
para salvar la caída de la tasa de
beneficio empresarial toman forma
en una política de guerras para apropiarse
de las principales fuentes de
riqueza del planeta. Empezaron en
Afganistán, siguieron y
embarrancaron en Irak. La resistencia
de los pueblos al saqueo imperialista
ha sido decisiva para evitar
que nuevos planes militares siguieran
extendiendo la muerte por el planeta
(Siria, Irán, Colombia…). No hay
solución puramente económica y la
salida para decantar si el capitalismo
puede volver a hacer retroceder
las condiciones de vida de millones
de trabajadores y así volver a
un ciclo con beneficios o si estamos
ante el final del capitalismo se va a
resolver en la lucha de clases. Cada
día que pasa con el capitalismo agonizante
supone terribles sufrimientos
para las masas.

6.- El imperialismo prepara sus planes e intenta poner a todos los
estados a sus órdenes. No obstante,
no camina en un terreno sin obstáculos:
las resistencias de los pueblos
de Oriente Medio, las
movilizaciones revolucionarias en
América Latina, el NO francés e irlandés
a la Constitución europea,
las crecientes luchas de la clase trabajadora
y estudiantiles en el viejo
continente… ponen en tela de juicio
la «gobernabilidad» del mundo a
manos del imperialismo. Pero la gran
debilidad de la resistencia de trabajadores
y pueblos es la falta de coordinación,
de unidad para golpear
sobre las multinacionales y los Gobiernos.
Esa falta de organización
es también la falta de un partido
revolucionario mundial de los trabajadores.
Como escribiera el Programa
de Transición hace ahora 70
años; «La crisis de la Humanidad
se reduce a la crisis de su dirección
revolucionaria». Este es el objetivo
estratégico que nos fijamos las dos
organizaciones que decidimos establecer
un Comité de Enlace Internacional:
la reconstrucción de la
IV Internacional sigue siendo hoy
urgente y necesaria.

7.- Frente Obrero (FO) y Lucha
Internacionalista (LI) son organizaciones
que provienen de la Liga
Internacional de Trabajadores-IV Internacional
(LIT-CI), una organización
mundial que con su constitución
en 1982 fue el sucesor legítimo
del trotskismo revolucionario.
Sin embargo, después de la muerte
de su fundador -Nahuel Moreno-
en 1986, y de la grave crisis
en que la LIT entró a finales de los
80, desde posiciones distintas nos
opusimos a la política de construcción
que la dirección internacional
y las secciones respectivas habían
decidido aplicar y asimismo emprendimos
una batalla por separado
para rectificar su curso política y
metodológicamente equivocado.
La dirección inició un curso de
burocratización que provocó dejar
fuera de la LIT a FO, primero, y más
tarde la expulsión de LI. Sin embargo
no consideramos que esa batalla
por la reorientación de la LIT se
haya acabado, porque en su interior
hay fuerzas esenciales para la
reconstrucción de la IV Internacional.
Pero centrar todo el esfuerzo
del Comité de Enlace en la tarea
de la rectificación de la LIT limitaría
el trabajo hacia otras fuerzas que
deben jugar también un papel en la
reconstrucción de la IV Internacional.
Así pues hay que inscribir la
batalla por la rectificación de la LIT
en una perspectiva más amplia de
lucha por la reconstrucción de la IV
Internacional.

8.- Desde el recién creado Comité
de Enlace Internacional (CEI),
FO y LI hacemos un llamamiento
tanto a las secciones de la LIT
como a otras fuerzas revolucionarias
internacionales, a unir esfuerzos
utilizando los instrumentos que
Trotsky y la dirección de nuestra
internacional utilizaron en los años
treinta para fundar la IV Internacional:

1) respondiendo a los principales
focos de la lucha de clases
mundial, empezando por Oriente
Medio y América Latina, con campañas
destinadas a impulsar la lucha
obrera y de los pueblos contra
el imperialismo.

2) Discutiendo a
fondo al calor de esa actividad sobre
los principales problemas políticos
para la construcción de la Internacional
y de partidos trotskistas
en todos los países del mundo
y especialmente en Europa.

3) en
la medida en que en esa acción y
en ese debate se aprecien aproximaciones
susceptibles de proceder
a nuevas fusiones, impulsaremos
esos procesos.

9.- En ese sentido y ante la
brutal agresión del sionismo contra
el pueblo palestino y en particular
contra la Franja de Gaza, proponemos
la respuesta al llamamiento
de organizaciones sindicales de
Gaza a una campaña contra el bloqueo
al que Israel y el cuarteto
(EE.UU., UE., ONU y Rusia) someten
al pueblo palestino.

10.- El Comité de Enlace Internacional
está abierto a nuevas
organizaciones y se fija un plan de
trabajo para: 1) ir respondiendo políticamente
a los principales focos
de la lucha de clases mundial, 2)
profundizar la elaboración política
que permita desarrollar respuestas
desde el programa y la política revolucionarios,
3) establecer contactos
para explorar nuevas relaciones
internacionales.

Octubre de 2009

Ir a la versión en catalán

Ir a la versión en catalán


Aquí nos encontraras:

Ap. Correos 23036 CP - 08080 de Barcelona; Ap. Correos 206 CP- 17080 de Girona; Ap. Correos 92 CP-28320 de Madrid;

mail:luchaint(arroba)telefonica.net - www.luchainternacionalista.org